Coral Spawning, photo credit: Paul Selvaggio

Los arrecifes de coral necesitan nuestra ayuda: ¿cómo podemos salvarlos?

Por Carin Jantzen y Heinz Krimmer.

Los corales existen desde hace millones de años, pero ahora su futuro está en peligro. Los jóvenes de hoy serán quizá la última generación que vea y experimente arrecifes de coral intactos. Con nuestras acciones AHORA, estamos tomando decisiones irreversibles sobre el aspecto que tendrá el mundo durante muchas generaciones. Ya no basta con protegerlos mejor para garantizar su supervivencia a gran escala. Combatir el cambio climático es una prioridad absoluta y redunda también en nuestro propio interés. Hay que eliminar los factores de estrés locales, como la sobrepesca y la contaminación. Al mismo tiempo, se debería apoyar activamente los arrecifes aplicando la restauración.

Reconstruir los arrecifes de coral: un reto decenal
El título del documento estratégico publicado por la Sociedad Internacional de Arrecifes de Coral (ICRS) expresa claramente el estado actual de los arrecifes de coral del mundo. La ICRS es el portavoz de los investigadores del coral de todo el mundo y su llamamiento se dirige a los responsables políticos internacionales para que tomen medidas en las “tres áreas críticas e interrelacionadas de la política internacional: el cambio climático, la biodiversidad y el desarrollo sostenible” para que sobrevivan estos ecosistemas diversos y económicamente valiosos.

Hay tres ámbitos de actuación que están interrelacionados y deben abordarse simultáneamente:
Reducir las amenazas climáticas globales reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero y aumentando la captura de carbono.
● Mejorar las condiciones locales mediante una mayor protección y una mejor gestión para aumentar la resistencia de los arrecifes de coral.
● Invertir en a) investigación para desarrollar métodos y tecnologías innovadoras para la restauración de los arrecifes y b) restauración activa de los arrecifes de coral para mejorar la recuperación y la adaptación, así como mantener o restaurar la biodiversidad.

    Mitigar el impacto del cambio climático

    El tiempo apremia: Esta “década ofrece probablemente la última oportunidad para que las entidades internacionales, regionales, nacionales y locales cambien la trayectoria de los arrecifes de coral y pasen de dirigirse hacia el colapso mundial a dirigirse hacia una recuperación lenta pero constante”.

    Invertir en la restauración de los arrecifes de coral también será rentable económicamente, por ejemplo a través de la protección costera autosostenible y los ingresos procedentes de la pesca. En última instancia, perder nuestros arrecifes sería mucho más caro que financiar su futuro (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente: La economía de los arrecifes de coral).

    Debemos dar tiempo a los corales para que puedan volver a extenderse. Porque la principal amenaza para los arrecifes es el cambio climático, como explicamos en la parte 2: la acidificación de los océanos y, sobre todo, el calentamiento global. Por eso es esencial cumplir los objetivos climáticos acordados y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero perjudiciales para el clima. La vida en nuestro planeta, la preservación de importantes ecosistemas y la biodiversidad -así como nuestro propio futuro- deben estar cerca de nuestros corazones. (Informe sobre el Cambio Climático 2023 del Grupo Internacional de Expertos sobre el Cambio Climático).

    Turn the tide for coral reefs, photo credit: Zach Ransom.

    Aerial view of a reef, photo credit: Ishan-Unsplash.

    Catching invasive lionfish in the Caribbean, photo-credit: Paul Selvaggio.

    Proteger los arrecifes que quedan: reducir el estrés in situ

    Nuestros arrecifes de coral necesitan toda la fuerza posible. Por eso es importante reducir al máximo los factores de estrés locales, e idealmente eliminarlos por completo.

    Los corales necesitan agua limpia. Por lo tanto, hay que evitar toda contaminación marina. Es necesario tomar medidas para reducir la entrada de residuos, productos químicos y sedimentos en el mar. Esto incluye mejorar el tratamiento de las aguas residuales, fomentar el reciclaje y evitar los productos desechables. Especialmente en las costas, los proyectos de construcción de todo tipo, así como la extracción de materias primas, pueden dañar los arrecifes. Los aguaceros tropicales arrastran al mar los sedimentos resultantes y las algas simbiontes de los corales reciben muy poca luz para hacer la fotosíntesis. Por tanto, estas intervenciones deben planificarse de forma que se evite la entrada de sedimentos en el mar. En algunos lugares, los propios corales, la piedra caliza de sus esqueletos, también se han utilizado como material de construcción, como en la construcción del aeropuerto de las Maldivas.

    La sobrepesca es un hecho común para los arrecifes y supone una peligrosa interferencia en el ecosistema. Como explicamos en el blog 1 (enlace al blog 1), un arrecife de coral es un trabajo de equipo. El equipo también incluye peces comedores de algas y erizos de mar. Si se elimina a estos herbívoros del arrecife, los corales pétreos no pueden soportar la competencia con las algas.

    Proteger los arrecifes que quedan: reducir el estrés in situ

    Nuestros arrecifes de coral necesitan toda la fuerza posible. Por eso es importante reducir al máximo los factores de estrés locales, e idealmente eliminarlos por completo.

    Los corales necesitan agua limpia. Por lo tanto, hay que evitar toda contaminación marina. Es necesario tomar medidas para reducir la entrada de residuos, productos químicos y sedimentos en el mar. Esto incluye mejorar el tratamiento de las aguas residuales, fomentar el reciclaje y evitar los productos desechables. Especialmente en las costas, los proyectos de construcción de todo tipo, así como la extracción de materias primas, pueden dañar los arrecifes. Los aguaceros tropicales arrastran al mar los sedimentos resultantes y las algas simbiontes de los corales reciben muy poca luz para hacer la fotosíntesis. Por tanto, estas intervenciones deben planificarse de forma que se evite la entrada de sedimentos en el mar. En algunos lugares, los propios corales, la piedra caliza de sus esqueletos, también se han utilizado como material de construcción, como en la construcción del aeropuerto de las Maldivas.

    La sobrepesca es un hecho común para los arrecifes y supone una peligrosa interferencia en el ecosistema. Como explicamos en el blog 1 (enlace al blog 1), un arrecife de coral es un trabajo de equipo. El equipo también incluye peces comedores de algas y erizos de mar. Si se elimina a estos herbívoros del arrecife, los corales pétreos no pueden soportar la competencia con las algas.

    Aerial view of a reef, photo credit: Ishan-Unsplash.

    Catching invasive lionfish in the Caribbean, photo-credit: Paul Selvaggio.

    Protección de los arrecifes restantes – refugiados

    Para evitar la sobrepesca, hay que introducir cuotas de pesca, temporadas de veda y zonas de protección (Marine Protection Areas). La aceptación de la población, que depende de la pesca, es clave. Por eso han tenido éxito las redes de muchas zonas pequeñas y protegidas intercaladas con zonas utilizables. Esto permite a los residentes locales pescar y las zonas de pesca pueden repoblarse a partir de las zonas protegidas. Un buen compromiso si no es posible una protección completa.

    Y todavía existen, ¡los arrecifes intactos! Remoto y protegido, el arrecife de Kingman, en el Pacífico central, por ejemplo, muestra una impresionante resistencia al cambio climático. Las colonias de coral son grandes y sanas, y el agua rebosa de peces. Aunque las tormentas y el aumento de la temperatura del agua también dejaron su huella aquí, los corales se recuperaron rápidamente. Esto demuestra que todavía hay arrecifes alejados de la influencia humana que tienen potencial para sobrevivir y que sin duda pueden resistir el cambio climático. Por lo tanto, deberíamos proteger especialmente estos arrecifes, que siguen intactos en su mayor parte y tienen muchas posibilidades de sobrevivir mejor a los efectos del cambio climático debido a su ubicación.

    Coral planet, photo credit: Jamie Craggs.

    Local fishing practices, photo credit: Arseny Togulev, Unsplash.

    Locally and sustainably caught fish in the Caribbean, photo credit: Paul Selvaggio.

    Parrot fish in a caribean reef, photo credit: Paul Selvaggio.

    Protect coral reefs, photo-credit: Paul Selvaggio.

    Protect my reef, photo credit: Paul Selvaggio.

    Coral Fragments growing on a tree nursery, photo credit: SECORE.

    Restauración de los arrecifes

    Sin embargo, una mejor protección por sí sola ya no basta para garantizar la supervivencia de los arrecifes a gran escala: “Las áreas marinas protegidas no amortiguan el blanqueamiento de los corales bajo el calentamiento global”, demuestra un estudio. Por ello, a menudo son necesarias medidas de restauración de los arrecifes. Hasta ahora, la fragmentación ha sido el principal método utilizado. Para la restauración se utilizan fragmentos de coral, por ejemplo, causados por tormentas o cortados a mano. Estos fragmentos son, por así decirlo, “esquejes” (análogos al cultivo de plantas; aunque los corales sean animales. La importancia del ecosistema de los arrecifes de coral), es decir, clones de las colonias progenitoras y no creados por reproducción natural. Los proyectos locales pueden tener éxito en buenas condiciones y ofrecen oportunidades para implicar a la población local. Esto es importante para lograr una mejor aceptación de las medidas de protección de los arrecifes entre la población.

    Uno de esos proyectos de éxito es “MARS Symbioscience”. En 2013 se puso en marcha un proyecto para restaurar un arrecife de coral en la isla de Badi, no lejos de la ciudad indonesia de Makassar. El arrecife de coral, que cubre unos 7.000 m², había sido destruido por la pesca con dinamita 30 años antes y no se había recuperado desde entonces. En tres años se creó un arrecife densamente cubierto. Los pescadores se convirtieron en protectores del arrecife y las poblaciones locales de peces se recuperaron, también gracias a una zona de protección interior.

    Restauración de los arrecifes

    Sin embargo, una mejor protección por sí sola ya no basta para garantizar la supervivencia de los arrecifes a gran escala: “Las áreas marinas protegidas no amortiguan el blanqueamiento de los corales bajo el calentamiento global”, demuestra un estudio. Por ello, a menudo son necesarias medidas de restauración de los arrecifes. Hasta ahora, la fragmentación ha sido el principal método utilizado. Para la restauración se utilizan fragmentos de coral, por ejemplo, causados por tormentas o cortados a mano. Estos fragmentos son, por así decirlo, “esquejes” (análogos al cultivo de plantas; aunque los corales sean animales. La importancia del ecosistema de los arrecifes de coral), es decir, clones de las colonias progenitoras y no creados por reproducción natural. Los proyectos locales pueden tener éxito en buenas condiciones y ofrecen oportunidades para implicar a la población local. Esto es importante para lograr una mejor aceptación de las medidas de protección de los arrecifes entre la población.

    Uno de esos proyectos de éxito es “MARS Symbioscience”. En 2013 se puso en marcha un proyecto para restaurar un arrecife de coral en la isla de Badi, no lejos de la ciudad indonesia de Makassar. El arrecife de coral, que cubre unos 7.000 m², había sido destruido por la pesca con dinamita 30 años antes y no se había recuperado desde entonces. En tres años se creó un arrecife densamente cubierto. Los pescadores se convirtieron en protectores del arrecife y las poblaciones locales de peces se recuperaron, también gracias a una zona de protección interior.

    Coral Fragments growing on a tree nursery, photo credit: SECORE.

    Cría de corales para la restauración de arrecifes

    La utilización de corales criados para la reforestación de arrecifes sólo se ha aplicado a gran escala en los últimos años. El método de cría de corales utilizado aquí fue desarrollado por la organización sin ánimo de lucro SECORE International (www.secore.org). Las larvas de coral se crían en viveros flotantes a partir de huevas de coral recogidas en el arrecife. Los corales resultantes se liberan en las zonas de arrecife dañadas.

    El uso de la reproducción natural del coral no sólo fomenta la diversidad genética y preserva así el potencial del coral para adaptarse a condiciones ambientales cambiantes (coral resilience). También permite la producción masiva de crías de coral.
    SECORE sigue una estrategia doble en la aplicación de la siembra de coral: por un lado, se forma a los socios locales para que utilicen la siembra de coral de forma sostenible y, por otro, se siguen desarrollando métodos y tecnologías y  se aplican las innovaciones en cuanto están disponibles.

    Y de hecho hay motivos para la esperanza: muchos corales jóvenes criados que se colocaron en arrecifes de todo el Caribe sobrevivieron indemnes a la devastadora ola de calor de 2023. Hasta ahora, SECORE ha aplicado su enfoque de siembra de corales con socios en nueve países del Caribe y está avanzando en su aplicación en el Océano Índico y el Pacífico. Como organización sin ánimo de lucro, SECORE depende de las donaciones para continuar su labor.

    A floating coral kindergarten, photo credit: Paul Selvaggio.

    Baby coral, photo credit: SECORE.

    Collecting coral spawn, photo credit: Reef-Patrol.

    Seeding Corals, photo credit: Paul Selvaggio.

    Coral breeding lab at Frost Museum, photo credit: SECORE.

    X-reef project, Reefense, credit: DARPA.

    X-reef project corals as wave breaker, photo credit: Paul Selvaggio.

    Bred corals on the reef, photo credit: Paul Selvaggio.

    La investigación: En busca del supercoral

    Algunas especies de coral pueden adaptarse al empeoramiento de las condiciones y prosperar a pesar de las altas temperaturas, el agua ácida y las malas condiciones de luz. También hay cepas de algas simbióticas más tolerantes al calor. Los laboratorios de investigación ya están intentando criar los llamados “supercorales” a partir de especies resistentes. Los investigadores aplican la “evolución asistida“, que en principio se corresponde con la cría clásica: Se crían intencionadamente individuos con características preferidas, como ciertos colores de pelaje en los perros o plantas más resistentes a las enfermedades. En algún momento, estos supercorales podrían convertirse en el ancla que sostenga la función de las comunidades coralinas y, de este modo, apoyar la supervivencia de los arrecifes de coral en su conjunto.

    Una idea innovadora es la construcción de un arrecife híbrido frente a las costas de Florida. Este proyecto supondría una gran intervención en el ecosistema de arrecifes, pero desgraciadamente no queda mucho de los arrecifes de Florida. El proyecto X-Reefs es un proyecto conjunto en el marco del Programa Reefense de DARPA, una rama de investigación del Departamento de Defensa estadounidense, y se centra en la protección costera. Este arrecife se colonizará con corales tolerantes a la temperatura, que más tarde mantendrán el arrecife mediante su crecimiento. Un equipo de reputados científicos de diversas instituciones trabaja a toda máquina en ello. Posiblemente sea el último recurso para salvar los arrecifes de la zona.

    La investigación: En busca del supercoral

    Algunas especies de coral pueden adaptarse al empeoramiento de las condiciones y prosperar a pesar de las altas temperaturas, el agua ácida y las malas condiciones de luz. También hay cepas de algas simbióticas más tolerantes al calor. Los laboratorios de investigación ya están intentando criar los llamados “supercorales” a partir de especies resistentes. Los investigadores aplican la “evolución asistida“, que en principio se corresponde con la cría clásica: Se crían intencionadamente individuos con características preferidas, como ciertos colores de pelaje en los perros o plantas más resistentes a las enfermedades. En algún momento, estos supercorales podrían convertirse en el ancla que sostenga la función de las comunidades coralinas y, de este modo, apoyar la supervivencia de los arrecifes de coral en su conjunto.

    Una idea innovadora es la construcción de un arrecife híbrido frente a las costas de Florida. Este proyecto supondría una gran intervención en el ecosistema de arrecifes, pero desgraciadamente no queda mucho de los arrecifes de Florida. El proyecto X-Reefs es un proyecto conjunto en el marco del Programa Reefense de DARPA, una rama de investigación del Departamento de Defensa estadounidense, y se centra en la protección costera. Este arrecife se colonizará con corales tolerantes a la temperatura, que más tarde mantendrán el arrecife mediante su crecimiento. Un equipo de reputados científicos de diversas instituciones trabaja a toda máquina en ello. Posiblemente sea el último recurso para salvar los arrecifes de la zona.

    Coral breeding lab at Frost Museum, photo credit: SECORE.

    X-reef project, Reefense, credit: DARPA.

    X-reef project corals as wave breaker, photo credit: Paul Selvaggio.

    Bred corals on the reef, photo credit: Paul Selvaggio.

    Migración de los arecifes de coral

    Las especies animales y vegetales reaccionan al cambio climático migrando a zonas de distribución climáticamente más adecuadas. La migración casi siempre tiene lugar hacia los polos. Esto también se aplica a los corales. Como puede observarse en el sur de Japón, a unos 600 km al norte de la zona marina más rica en especies de la Tierra: el Triángulo de Coral, cuyo extremo septentrional son las Filipinas. Desde aquí, la corriente de Kuroshio arrastra agua caliente, así como larvas de coral y peces, hasta Tokio. No es de extrañar que haya extensos arrecifes de coral alrededor del sur de las islas japonesas Ryūkyū, en la prefectura de Okinawa. Estos arrecifes se encuentran entre los más septentrionales del mundo y ya han migrado con éxito a las zonas subtropicales más frías. Pero incluso aquí, los arrecifes se blanquearon casi por completo en 2016. Por tanto, los corales de las regiones más frías también deben desarrollar estrategias para combatir el cambio climático, y lo están haciendo.

    Un estudio a largo plazo reveló que los corales han estado migrando hacia el norte a un ritmo de 14 km/año desde la década de 1930, desplazando el crecimiento de algas y algas marinas desde el sur de Japón hasta Tokio. Entre los migrantes se encuentran refugiados climáticos de los trópicos, pero la mayoría son corales que ya eran autóctonos y que ahora se están estableciendo en nuevos arrecifes. Dos importantes especies tropicales de coral constructoras de arrecifes han sido detectadas en poblaciones mayores. Consideramos que los corales son los grandes perdedores del cambio climático. Esto es justificable en lo que respecta a los trópicos, pero en Japón se está poniendo de manifiesto que algunas especies de coral también pueden adaptarse, dando el salto de los trópicos a los subtrópicos.

     

    Fukui reef, Japan, photo credit: XL Catlin Seaview Survey.

    Follow me, photo credit: Paul Selvaggio.

    Look up, photo credit: Zach Ranson.

    ¿Qué puedo hacer?

    El informe sobre el clima del IPCC de septiembre de 2019 advierte urgentemente de que incluso un calentamiento de 1,5 °C (lo que ya hemos alcanzado) supone un riesgo importante para los arrecifes de coral. Por lo tanto, toda mitigación y eliminación de CO2 de la atmósfera es la máxima prioridad. Todos podemos reducir nuestra propia huella ecológica (huella de carbono). También es necesario actuar con urgencia en la política y la empresa. En una democracia, todo el mundo tiene la oportunidad de influir en la toma de decisiones, es decir, de elegir a políticos que se comprometan a tomar medidas eficaces para hacer frente al cambio climático.

    ¡Corre la voz!
    Y también es importante concienciar sobre la grave situación de los arrecifes de coral: Habla con tu familia, amigos y colegas de por qué no podemos permitirnos perder estos maravillosos, diversos y valiosos ecosistemas.

    ¿Qué puedo hacer?

    El informe sobre el clima del IPCC de septiembre de 2019 advierte urgentemente de que incluso un calentamiento de 1,5 °C (lo que ya hemos alcanzado) supone un riesgo importante para los arrecifes de coral. Por lo tanto, toda mitigación y eliminación de CO2 de la atmósfera es la máxima prioridad. Todos podemos reducir nuestra propia huella ecológica (huella de carbono). También es necesario actuar con urgencia en la política y la empresa. En una democracia, todo el mundo tiene la oportunidad de influir en la toma de decisiones, es decir, de elegir a políticos que se comprometan a tomar medidas eficaces para hacer frente al cambio climático.

    ¡Corre la voz!
    Y también es importante concienciar sobre la grave situación de los arrecifes de coral: Habla con tu familia, amigos y colegas de por qué no podemos permitirnos perder estos maravillosos, diversos y valiosos ecosistemas.

    Follow me, photo credit: Paul Selvaggio.

    Look up, photo credit: Zach Ranson.

    ¿Cómo son los arrecifes de coral? ¡Una introducción cinematográfica!

     

    1. Apoyar políticas en favor de arrecifes sanos.

    • Votar a favor de políticas que promuevan la conservación y reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero.
    • Abogue por decisiones basadas en la ciencia y la protección de los arrecifes.
    • Comunica tus prioridades a políticos y responsables políticos.

    2. Reduzca su huella ambiental.

    • Evita los artículos de un solo uso (especialmente el plástico de un solo uso).
    • Compre alimentos sostenibles a productores locales.
    • Reduzca su consumo y evite los productos perjudiciales para el medio ambiente.
    • Muévete con menos gases de efecto invernadero Utiliza la bicicleta, camina, coge el transporte público, conduce con electricidad.
    • Reduce tu consumo de energía: utiliza electrodomésticos de bajo consumo, calienta con tecnología respetuosa con el clima, evita los productos que consumen mucha energía.
    • Compense sus emisiones de gases de efecto invernadero: Si es difícil evitar las emisiones, compénselas donando a organizaciones acreditadas que promuevan proyectos de reducción de CO2.

    3. Promueva la educación y concienciación ambiental para la protección de los arrecifes.

    • Participe en acciones locales como limpiezas de playas y actividades de recaudación de fondos.
    • Edúcate y comparte tus conocimientos.
    • Haga donaciones para la investigación y conservación de los arrecifes. Sitios web como GlobalGiving (Explore proyects), GuideStar y Charity Navigator (sólo ONG con sede en EE.UU.), le ayudan a encontrar ONG activas en el área temática o geográfica que desea apoyar mediante criterios de búsqueda seleccionables y, al mismo tiempo, evalúan su trabajo en función de diversos criterios, por lo que normalmente también puede establecer aquí prioridades.
    • Comparta esta convocatoria con otras personas.

    Carribean coral reef, photo credit: Reef Patrol.

    Intactact elkhorn coral stand, Mexico, photo credit: Paul Selvaggio.

    El Amazonas: que destruye a la selva?

    El Amazonas: que destruye a la selva?

    El Amazonas enfrenta graves amenazas: deforestación, incendios para agricultura y cambio climático. La degradación acelera la pérdida y crea círculos viciosos. La interconexión agrava impactos. Es urgente actuar.